DESDE LA INSPIRACIÓN A LOS LIBROS

•24 abril, 2018 • 17 comentarios

ENTUSIASMO POÉTICO

La vida es un latido creador de universos
es un eco infinito que se para en mi oído,
son ondas repetidas que apenas hacen ruido
y concurren al centro donde nacen los versos.

Son cadencias ocultas de músicos excelsos
que parecen lejanos y habitan el sentido
como si fuera el gozo de un sueño en el olvido
y de repente escuchas… sus acordes diversos.

Principio de dulzura que es lamento y es gozo
y luz y sentimiento que en pasado y presente
avivan desde el alma la dicha y el sollozo
 

Misterio de palabras que fluyen de esa fuente
donde bebe el efecto: cascada, géiser, pozo
caudal inagotable del poeta que siente.

 

©Julie Sopetrán

 

Dóblemente quiero celebrar hoy otro día de… El Libro. Ese libro que escribes día a día y que no has publicado, ni tal vez, nunca publiques, ese día-momento de la inspiración y el trabajo que, apenas se percibe, en el conjunto del esfuerzo y la publicidad editorial. Este soneto es en honor a la inspiración. Y un reconocimiento a quien hoy  sí ha publicado un libro y es una buena amiga bloguera que tuvo la amabilidad de venir a traerme su libro: “Plasma de los vivos”, del que comparto la portada y recomiendo su lectura. Se trata de la poeta Isabel Montero Garrido, docente,  natural de San Sebastián, formadora y siempre enamorada de la poesía. No dejen de visitar su blog:

https://epifaniaenlaluna.wordpress.com/author/guiomar52/

Me satisface mencionar su libro en primavera y selecciono al azar uno de sus versos:

“sutil, im-perdible, ignota razón im_posible vivir a medias.
Imperdonable.
 ”

Entre sus muchos versos que podría seguir citando… Les diré que es una hermosa edición de la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País. Delegación en Corte Euskalerriaren Adiskideen Elkartea.
La poesía de Isabel es una poesía de vivencias noreales, paisajista, forjada a las orillas de un mar de acantilados, de un agua-sangre, que es tan vital como su paseo en barca. Un libro meditado, concreto, con una realidad muy propia y un lenguaje cuidado, sin cortapisas,  sin obstáculos. Isabel convierte la poesía en meditación a través de su sentir interior, de recuerdos, de infancia, de nostalgia, de ese hondo sentir que pasa inadvertido y es un grito amoroso, diario, de supervivencia que se convierte en poética armonía. En su plasma está ella mostrándonos su Palabra, su sentir, su inspiración, su percibir significativo y trascendente que, sin duda, transmite Poesía. Y sólo elegí un verso o dos de su libro, pero en cada palabra Isabel, dice tanto de su ser y estar, de esa sutileza de la vida por la que apuesta en cada instante de su creatividad. Mi homenaje hoy al libro, con su libro. Gracias Isabel, por tu Poesía, por tu generosidad de lenguaje y también por tu amistad. Mi felicitación y deseos de éxito en tu andar poético.   

DE LA PÁGINA EN BLANCO

•19 abril, 2018 • 11 comentarios

         Raíces de Frida Kahlo

Poema número 10

De mi libro: La Página en Blanco. Red Utopía A.C. Jitanjáfora – Morelia Editorial 2005

Una página en blanco es como un bosque
caminas sin saber adónde llegas
envuelta por las sombras
o por los tragaluces.
El canto de los pájaros
serena la emoción en la mirada
y vuelas por afuera de los verdes
ostentando en el ritmo el inconsciente.
Laberinto de arrullos y silencios,
sensaciones ocultas que trasiegan
entre las brumas enmarcadas.
Vestidos ancestrales,
transparencias que rozan lo imposible
y el delicioso canto de los magos
recorriendo el suspiro.
Flores que en espesuras se deshojan,
aromas que me llevan a mí misma,
pámpanos para el hambre
y el fruto de las zarzas
para la recompensa y el esfuerzo.
Fronda: camino de la lluvia,
imaginaria tinta
o esa pasión oculta por lo bello.
Selva,  bosque, imagen y rescato,
alimento del sueño que confunde
o el sensible clamor de los indicios.
El bosque es un espacio entre dos líneas
donde prueba la mano su firmeza.

©Julie Sopetrán

ALELUYA

•9 abril, 2018 • 37 comentarios

Fotografías de Julie Sopetrán

No hay soledad posible
cuando amas
cuando la luz juega en colores
y el viento crea músicas
y en el cristal transparente del oído,
las palabras, danzan.

Es cierto que la pesadilla espacial de la existencia
me atrapa en su materia
Y el cuerpo sufre los pinchazos de los cardos secos
y el delirio y la congoja
y la angustia y la tristeza de las falsedades
que quieren instalarse en las entrañas, y sientes
ese escozor, no sé, un cuando que, otro cuando yo, o para qué
seguir viviendo entre vilezas;  y de repente…
 

…hay una flor que crece entre las piedras
y te habla de esperanza
o aquella mariposa que diseña caminos
en el aire entre las amapolas
y aunque me digas que no es verdad
la vida, la belleza, la poesía, el canto,
diseñan fantasía en la memoria
o dan un toque mágico al instante,
te diré que hoy el agua del molino me suena a cascabel
de gozo extraño
como si fuera un eco que me hace dulce el día
y grande el alma.
Es un ritmo perdido o el placer recobrado
de un sentimiento lírico
o el deseo enloquecido de amar:
¡puro milagro!

Parece un fervor místico, pero es un Aleluya
un momento que sientes, rico, afortunado, mágico
en esta solemne fiesta
de estar vivos.

©Julie Sopetrán 

EN PROCESIÓN DE VIERNES SANTO

•31 marzo, 2018 • 22 comentarios

Me santiguo con el agua bendita de los campos
pienso en Díos
vestida de tinieblas, rezo
Jesús me ha lavado los pies
me rodea la gente
me arrodillo, me levanto, camino el Vía Crucis
el cuerpo no responde, miro a los costaleros
capirotes morados, azules, rojos, negros
voy descalza pisando pesadillas
el camino está húmedo
las matracas aíslan las voces
leo un devocionario con hojas caducadas
sigo en silencio las pisadas de la buena gente
cruzamos las cloacas con el Cristo al hombro
en cada esquina se escucha un miserere
y un sermón,
y una súplica viviente
y he estado toda la noche caminando
me he sentado al borde de los acantilados
el mar grita enfadado
el viento juega con las siete palabras
el huracán vomita espumas en las rocas
el perdón se repite en los ecos
“no saben lo que hacen” y siguen vivos haciendo
lo que quieren
el buen ladrón ya ha entrado al Paraíso
San Juan y María dan cobijo al dolor
¿Por qué Dios abandona a los que ama?
¿Y por qué no encuentro agua para tu sed?
¿Por qué todo se cumple pero nada se sabe?
Y las manos de Dios tan limpias
Y las mías tan sucias
Retorno hacia el templo, me pierdo entre la masa
no tengo vacaciones, me acecha el hambre, estoy en paro
se me quiebra el llanto en la saeta
la fe me va empujando
Jesús me mira al paso
ya todo es bueno.

©Julie Sopetrán

PRIMAVERA

•21 marzo, 2018 • 25 comentarios

096

Al pasar junto al caño de
la fuente.  Me he dejado observar por
el misterio y
ha brotado en el alma la palabra que
vislumbra intuición y
es poesía.

No puedo desoír la
voz que siento, el
lenguaje se adentra en
lo que crece… desentraña los
cauces de la esencia que
es flor y
crea luces en las sombras.

Agua limpia en el
aire que respiro. Un
paso hacia adelante y
todo empieza en el cauce de
los significados.

La armonía del verso es
primavera: alfaguara en
jardín de mariposas, fuerza en
fulgor de aquello que
percibes…

©Julie Sopetrán

PORQUE AMAS

•15 marzo, 2018 • 43 comentarios

Porque te das cuenta del destierro
en el indicio del deseo
que ocultan las palabras

Porque hechizan tus silencios entre luces
cuando los besos miman el aire
contradiciendo al agua
lluvia intensa
en el dulzor del tiempo

Porque el anhelo canta su apetencia
entre los surcos abiertos
de la tierra yerma
y es el viento el que envuelve esencias
que albergan en la nube los suspiros

Porque irradia asombro el sentimiento
y el mar está tranquilo en nuestro llanto
las piedras borran sombras y tus huellas
florecen
proclamando belleza

Porque siempre estás cerca, muy cerca
de esa luz que refleja el espejo
en tu mirada
por eso, y porque amas
nada sucede en vano.

©Julie Sopetrán

ATISBANDO PAISAJES

•1 marzo, 2018 • 38 comentarios

El viento se quejaba
su voz dejaba un eco de llanto en la ventana
no se veían luces por el camino helado
las nubes deslizaban su queja sobre el río
el frío tejía escarchas a las orillas de los cauces
La tierra estaba triste
el invierno hería su rostro firme y cultivado
la senda entre los chopos disipaba su marca
las hojas la cubrían entre un limo cobrizo
y de aquel viejo olmo quedaban los recuerdos
y yo me preguntaba ¿dónde están las palabras?
Y el viento respondía: sólo el Amor lo sabe

Son esas cosas sencillas del campo
que transparenta el aire cuando pasa
y así se vuelve parda la dicha del corazón que aprecia
esos realces de las variadas querencias
Es la noche sin luna
cuando no sabes nada ni siquiera del tiempo
que resiste la llama de una vela asustada
pero tampoco intuyes dónde se va su luz
cuando late tan fuerte
entonces encamino mis pasos hacia el agua
que envuelve los apegos a la piedra en la corriente
porque el río memoriza los musgos que te hablan
te hablan en el silencio de aquellas sensaciones
donde escuchas lo que amas 

Se romperán los espejos de todas las vivencias
y quedarán los ecos y las huellas del terruño sembrado
caminaré descalza con la diosa Paciencia
y sentiré las olas crecer por todo el cuerpo
Me iré, me iré despacio en dirección del mar
todo y nada entenderé en lo insomne
los surcos serán verdes, cultivaré palabras
mis palabras, aquellas palabras que luego serán tuyas
¿de qué materia dulce fueron hechas?
nadie contestará… la tierra estará sorda
preguntaré a la greda preguntaré al Amor
Lo que quieres lo sabes.


®Julie Sopetrán

 
A %d blogueros les gusta esto: