PAISAJE INTERIOR

•10 julio, 2019 • 21 comentarios

Goya. La maja vestida. Museo del Prado

Hoy no hice nada
me tumbé en el sofá mirando hacia el vacío
y me dejé llevar a no sé dónde
No sabría expresarte cómo o en qué momento
todo el paisaje cambia.
En esa fuerza interna de los sueños ocultos
los dioses alborotan el alma
y sientes un claro amanecer a tu costado
o esa dulce sonrisa del ocaso
que trasciende al deseo en la distancia.

En esa placidez de la añoranza
el llanto es alegría
porque en la forma de ser juega lo idóneo
y en la contemplación hay espejismos
de verdades ocultas…
Y sé que la conducta no es bastante
para exponer la fuerza de sentir.
La apatía transita por mi asombro
reinventa, recrea lo incompleto…

Tirada en el sofá, busco tu voz, tu luz, tus ojos,
tus brazos estrechando mi indolencia
o un vendaval de versos en la trova
que inunde de palabras la garganta
para que así descubra que estoy viva.

Todo es en el silencio donde espero
gozar los  horizontes preferidos
ver que el jardín se agranda
aquí, allí, tan lejos y tan cerca…
Sentir que el alma es nube, cielo, volcán,
laguna, barro, árbol,
mar, desierto, llanura o cordillera.

Se hace sólo de llanto la alegría
y las luciérnagas habitan las esencias
que también son estancias…
Hoy no hice nada
me tumbé en el sofá mirando hacia el vacío
Siento que afuera llueve
y sueño
sueño que en nuestros charcos juegan
los colores.

©Julie Sopetrán

DESDE TIERRA ADENTRO

•26 junio, 2019 • 21 comentarios

¿Dónde está el mar si vivo tierra adentro?
Es sueño lo que anida mi deseo,
miro por los trigales, no lo veo
y es flor de pesadilla el desencuentro…

¿Dónde está el mar? ¿Por qué me habla tan cerca?
Necesito sus olas en mi pecho
que inunden sequedales de barbecho
y rellenen vacíos en mi alberca.

Sintiéndolo tan lejos y cercano
entre su inmensidad y mi penuria
me limito a soñar con su grandeza

Su ausencia es como playa de secano
Entregada a su abrazo y a su furia
ya me dejo arrastrar por su braveza.

©Julie Sopetrán

HECHIZO DE LA AUSENCIA

•9 junio, 2019 • 30 comentarios

Berthe-Morisot-Young-Girl-with-a-Bird

Berthe-Morisot-Young-Girl-with-a-Bird

La magia está en tu nombre
los demonios se van
y no se llevan nada que nos pertenezca
somos la libertad
de decirle al silencio
cómo cantan los pájaros…

El aliento del suspiro es magia
seduce este momento
de la tarde
son palabras secretas
que me trae el viento
en ruego de plegarias…

Mi piel se ruboriza
cuando te escucho a solas
e imagino tus labios
pronunciando mi nombre…
 

Penélope me mira con envidia
porque sin verte, hablo contigo
y en mi alma se mueve
lo somático
lo que el cuerpo presiente
si te nombra…

Hablo de la palabra
esa realidad que reconoce
lo concreto y lo abstracto
de nuestras  diferencias
Hablo de ti
porque sé que no estás
y te reclamo.

©Julie Sopetrán

SIN MEDIDA

•31 mayo, 2019 • 34 comentarios

 

 

El tiempo llora en mi regazo
manosea el instante
dilata esencias
hiere sensaciones
esparce ciclos

El tiempo
ensancha la memoria,
se mete al corazón
transita en el cerebro
custodia el ingenio
reactiva la mente
humedece mi cuerpo
delira ríos
crea mares.

El tiempo parpadea eternidad
estira el dolor en las miradas húmedas
recrea la sorpresa
activa sueños
comunica levedades
nunca muere
juega en los cursos del entonces
y corre, llega, pasa
y se esconde
 

El tiempo
esa bonanza
es todo lo que ignora
mi llanto.

©Julie Sopetrán

IMITANDO A LOPE

•13 mayo, 2019 • 26 comentarios


A mi nadie me manda hacer sonetos
los hago para ver si soy capaz;
si en los catorce versos mi disfraz
consigue transmitir algo concreto.

Ya tengo, por lo menos, un cuarteto
en el segundo, observo una rapaz
que controla mis pasos, muy sagaz
y dice que no llego a los tercetos.

En cada endecasílabo me esmero
y me atrevo a rimar con fantasía,
porque hago en lo que puedo, lo que quiero.

Termino mi soneto, en teoría,
cuenta, cuenta, ya hay trece en el tintero
lee uno más y dime: ¿Es poesía?

©Julie Sopetrán

ESE INSTANTE…

•28 abril, 2019 • 15 comentarios

 

Es algo permanente
transitorio en la forma
sustancia que revuela
cual sutil mariposa
intimidad que canta
dentro del corazón
y activa la materia
que concreta vivencias…

            Es algo, lo que siento
la importancia de un soplo
que se apega al aliento
o la sabiduría
donde madura el ser…

Es algo tan al fondo
tan lleno de secuencias
que parecen enredos
ficción de un mundo nuevo
indiferente al plasma
de las raíces viejas…

            Es un poco de ensueño
arraigado a la base
de la tierra baldía
como un nubarrón blanco
cargado de agua dulce
que llueve sobre el pecho…

Y es mucho más que lluvia
es la caricia, el beso
que exprime su fragancia
en las manos callosas
de la imaginación…

            Es algo, algo que nace
y crece y se propaga,
y se esconde y regresa
y juega con los dedos
y valora sospechas
y azuza la razón
y llora en la sonrisa
y canta en la ternura
y parece de seda
pero al momento…
es nada.


©Julie Sopetrán

CUANDO DUDO

•21 abril, 2019 • 13 comentarios

 

 Ilustración de Scott Uminga

Es lo que no he aprendido
lo que me hace dudar.
Desde la inocencia amo el destino:
lo que soy, lo que sé, lo que siento
que es toda la verdad
que guarda la creencia en cada nombre
que define la suerte de estar vivo…
y es, lo que no conozco, lo que me hace dudar

Veo la palabra recién salida de la boca
su vuelo se desvía a quien la interpreta
y no, no escucho bien quien le añade otra jerga
a mi lenguaje

Hablo desde la música que llega a los oídos
y es el bálsamo de los sentimientos
Huelo las rosas, pronuncio la belleza
y sé que la voz se pierde en quien no escucha
y algo, tal vez una migaja de malicia
se adentra en los oídos
y es entonces que tengo que aprender
lo que no he dicho.

Por eso amo el silencio
allí encuentro abundancia de voces, de placeres
pureza de perfumes que se van sin decir adiós
dejando un rastro puro en su partida.

Cualquiera,
alguien o nadie, uno u otro o aquel que tanto sabe
te empujan hacia un lado
y son varias las causas que te alejan del ruido
y aprendo cuando escucho
y prefiero el olvido
o el susurro del aire con su voz imprecisa
que va dejando huellas
en lo poco que sé
o en lo mucho que aprendo
cuando dudo.

©Julie Sopetrán

 
A %d blogueros les gusta esto: